Historia de Estambul

Historia de Estambul

Primeros Asentamientos y Fundación de Bizancio

Los primeros rastros humanos en el territorio que hoy ocupa Estambul, fueron encontrados en su parte asiática, remontándonos así al Período Neolítico. En el año 680 a.C., en la región de Anatolia, fue fundada la ciudad de Calcedonia (actualmente distrito de la ciudad de Estambul llamado Kadiköy) por los habitantes de Megara quienes huían de la persecución dórica; pero no sería hasta 20 años después que se daría comienzo a la verdadera historia de Estambul, cuando del otro lado del Bósforo, los colonos megareños crearon Bizancio.

El Cuerno de Oro (puerto natural que tiene 8 km de extensión) fue zona de la primera acrópolis de Tracia, tiempo después vivió un período de dominación persa hasta que fue reconquistada por griegos y pasó a formar parte de la Liga y el Segundo Imperio Ateniense, ganaron su independencia para luego ser disputada por los emperadores Pescenio Níger y Septimio Severo, el enfrentamiento duró casi tres años, Severo sitió la ciudad, destruyendo sus murallas la saqueó pero luego propuso y firmó un acuerdo de protección y reconstrucción, finalmente terminó por

anexarla al Imperio Romano. Con la llegada al poder de Constantino I El Grande, la antigua Bizancio alcanzó gran esplendor, convirtiéndose así en una ciudad cristiana, fue conocida en sus inicios como Nova Roma y posteriormente como Constantinopla (como homenaje a Constantino) fue centro de la cultura griega y el cristianismo.

Constantinopla y El Imperio Bizantino El 11 de mayo del año 330 d.C., Constantinopla pasó a ser proclamada la capital del Imperio Bizantino o también conocida como Imperio Romano del Oriente. Por aquel entonces murallas y numerosas iglesias comenzaron a construirse, entre ellas Hagia Sophia (Basílica de Santa Sofía), que por muchísimo tiempo fue la catedral más importante del mundo, una basílica ortodoxa, posteriormente fue mezquita y en la actualidad un museo considerado Patrimonio de la Humanidad. Se renovó y engrandeció el Hipódromo, convirtiéndose en centro de la vida social y cívica de la ciudad. A finales de la época Bizantina, Constantinopla pasó a ser la ciudad más próspera de Europa y hasta alguna vez se llegó a reconocerla como la más grande del mundo.

Pasados los años, tras los primeros conflictos entre la cristiandad católica y la ortodoxa, Constantinopla llega a ser sede de la iglesia ortodoxa y es así hasta la actualidad. En el año 1096 llega la Primera Cruzada, sin poder afectarla, pero tras la cuarta, la ciudad es saqueada e invadida, lo cual da como resultado que cayera otra vez en manos de los griegos, en lo que conocemos que fuera el Imperio Latino y de una existencia bastante efímera. Si bien no tardó en reponerse el Imperio Bizantino, el imperio Latino se vio desfallecido por las constantes guerras con los búlgaros y los estados sucesores griegos, considerablemente debilitados y su población disminuida finalmente fueron derrotados bajo el imperio de Nicea.

El imperio Otomano

El Imperio Otomano Apreciándose un panorama de debilidad, el Sultán Mehmed II, conocido como El Conquistador, tras una espera de seis semanas, tomó finalmente a Constantinopla, conquistándola el 29 de mayo de 1453 y declarándola “nueva capital del Imperio Otomano”, llegando así a su final el Imperio Bizantino. Desde Santa Sofía, se proclamó el credo islámico y pasó a convertirse en mezquita imperial por casi 482 años. El sultán con el objetivo de restaurar la ciudad la rebautizó con el nombre de Estambul (en turco Istanbul), a partir de entonces en la ciudad comenzó a construirse el Palacio de Topkapi (Centro Administrativo del Imperio Otomano desde 1465 hasta 1853), hermosas mezquitas, otros palacios, madrazas (tipo de escuelas religiosas), entre otras construcciones otomanas e islámicas, que adoptaron una tendencia arquitectónica a estilos europeos como el barroco y el rococó (siglo XIX).

La República de Turquía

República de Turquía La República de Turquía surgió tras la caída del Imperio Otomano con el derrocamiento del Sultán Mehmet VI por la nueva Asamblea Republicana de Turquía. Fue fundada en 1923 tras el fin de la primera guerra mundial por Mustafá Kemal Atatürk. Entre las primeras medidas adoptadas por la República tenemos: La abolición del sultanato y califato y la ciudad de Ankara pasó a ser la capital política del nuevo país. A pesar de ello, Estambul constituye hoy por hoy la ciudad turca más importante, fuente de esplendor comercial, industrial y cultural. En los últimos años se ha visto impulsada entre otros muchos factores por el creciente desarrollo económico de Turquía, su nuevo rol de potencia emergente en la región, así como ingresar en la Unión Europea, le han hecho acreedora a convertirse en toda una megalópolis moderna.

 

Abrir chat