Santa Sofía

Gracias a su belleza, su imponente arquitectura, su grandeza y funcionalidad, está considerada una de las maravillas arquitectónicas más importantes del mundo y que a pesar del paso del tiempo aún se conserva hasta la actualidad. Santa Sofía, conocida también por los turcos como Ayasofya, fue la mayor iglesia erigida durante el Imperio Romano oriental por órdenes del Emperador Justiniano I. Historia Su creación data del año 360 y hasta los años 1453 Santa Sofía sirvió como basílica bizantina. Durante ese período fue destruida en dos ocasiones (403 d.C y 532 d.C) por revueltas populares y reconstruida gracias a los emperadores Teodosio II y Justiniano respectivamente. Cuando el Imperio Latino la conquistó Santa Sofía la convirtieron en una Catedral Católica estuvo bajo su yugo durante 57 años, entre 1204 y 1261. Pasado ese tiempo cuando los bizantinos recuperan Constantinopla volvió a ser una iglesia ortodoxa.

La increíble edificación cuenta también con columnas traídas del Templo de Artemisa, en Éfeso, así como ocho columnas de Egipto, todas para soportar las inmensas bóvedas. Constantinopla fue conquistada por los turcos otomanos bajo el mandato del sultán Mehmed II en 1453, quien, tras la toma de la ciudad, ordenó la transformación de la iglesia en mezquita, siendo retirados del interior el altar, las campanas, el iconostasio, los vasos de sacrificio y la gran mayoría de los mosaicos se taparon con yeso.

Al monumento se le agregó elementos arquitectónicos islámicos tanto en el exterior como exterior, también se agregó el mihrab (hornacina), el mimbar (púlpito). Y fue así que, durante mucho tiempo 500 años, Santa Sofía la ahora importante mezquita de Estambul, sirvió como un modelo referente para las construcciones que se realizaron en Estambul y sobre todo para sus mezquitas. En febrero de 1935, por órdenes de Mustafá Kemal Atatürk, líder de la naciente República de Turquía, la mezquita fue convertida en Museo.

En su arquitectura La construcción tiene un total de 104 columnas: 40 en la parte inferior y 64 en la galería superior, una amplia sala donde sus paredes fueron revestidas con bellos mosaicos de oro, plata, terracota, cristal y piedras de colores; destacan medallones decorativos que hacen juego con la luz y las columnas, su interior es muy apacible y en la actualidad aún podemos apreciar muchos de ellos.

A Santa Sofía se le consideraba como la catedral más grande del mundo hasta 1520, fecha en que se culminó la construcción de la Catedral de Sevilla. En sus años dorados Santa Sofía dio mucho que hablar, sobre todo por su enorme cúpula de más de 30 metros de diámetro, con la que los bizantinos, se podría decir, revolucionaron la historia de la arquitectura y hoy desde el 2020 fue declarada nuevamente Mezquita por el Gobierno Turco.

Recomendaciones

Como la mayoría de los lugares emblemáticos y céntricos de Estambul, le aconsejamos llegar temprano, pues el sitio se congestiona de turistas y se forman largas colas para entrar.

¿Dónde se encuentra?

Plaza de Sultanahmet.

Horarios

El Ingreso es libre desde que fue declarada mezquita, pero para su ingreso debe ingresarse con ropa moderada.

Los viernes está cerrada por oración

Precio

Gratis

¿Cómo Llegar Allí?

Tranvía: Hasta Sultanahmet, línea T1.

Lugares Próximos

 

 

 

Abrir chat